Mira lo que te pasa cuando manejas alcoholizado

efectos-alcohol-al-volante
Todos saben que si se consume alcohol no hay que manejar, pero pocos saben por qué.
Todos conocen la famosa sensación de mareo pero desconocen todo lo que produce el alcohol en el conductor.

Hoy es viernes, comienza un nuevo fin de semana, y habrá miles de personas en fiestas, cumpleaños, boliches y casamientos. Muchos de ellos son conductores, por eso es un buen momento para revisar qué nos produce el alcohol al manejar.

Efecto engaño: Especialistas de la Fundación Luchemos por la Vida afirman que lo primero que genera el consumo de alcohol es hacernos sentir más lúcidos, más sueltos y más fuertes a medida que más tomamos. Paradójicamente la realidad es absolutamente contraria, ya no percibimos correctamente.

Su propia sed: Cuando el alcohol penetra en el sistema orgánico desata fenómenos neurológicos de retroalimentación y apetencia, por lo que muy probablemente continuemos con la ingesta. Si tomás un poco, vas a querer un poco más.

Ojos que no ven: El alcohol disminuye el campo visual al punto que puede llegar a la denominada visión túnel. Ojos que no ven, conductor que no siente.

Visión nocturna: El alcohol hace que la cantidad de movimientos oculares se reduzca y se vuelvan más lentos, en consecuencia se perciben peor las luces y las señales, especialmente cuando estas son de color rojo, se encandila y fatiga con facilidad.

Leeeeento: El alcohol afecta la función psicomotora por lo que prolonga el tiempo de reacción. Si normalmente -por ejemplo- se tarda 0,75 segundos en sacar el pie del acelerador y ponerlo en el freno, manejando bajo los efectos del alcohol podés llegar a tardar 2 o más segundos.

Rápido y furioso: Uno de los efectos más comunes es que aparezca una sensación de euforia y confianza, lo que genera un manejo agresivo y temerario obedeciendo a impulsos sin razonar. Es por eso que resulta tan común ver a personas bajo los efectos del alcohol envalentonadas dispuestas a pelearse y llevarse el mundo por delante.

Alcohol cero: Estas dos palabras son mucho más que un cliché, porque cualquier graduación alcohólica por más mínima que sea afecta nuestras facultades para conducir, por eso la tendencia a nivel internacional es ir rebajando las tasas máximas permitidas, con la finalidad de alcanzar al menos el límite de 0,1-0,2 g/l (gramos por litro de sangre).

En resumen, el alcohol afecta la concentración, el buen juicio, la comprensión, visión, audición, coordinación y la reacción..

Ahora sabemos qué efectos experimentará nuestro organismo al ingerir alcohol, es nuestra responsabilidad reconocerlos y evitarlos.

Sabemos que lo leíste muchas veces, pero recordá: si tomás no manejés.

efectos-alcohol-al-volante